<- blogcom
FECHA

16/02/2022

TEXTO DE

Olivia Fontanillo. EnCircular

COMPARTIR
<- blogcom
La tasa de circularidad se estanca en el 8,6% y Circle Economy lanzará una herramienta digital para impulsarla

Circle Economy ultima el lanzamiento de una herramienta digital para ayudar a las empresas, ciudades y países en la transición hacia modelos circulares. La organización ha adelantado que se presentará oficialmente en abril y que responde a la creciente necesidad de contar con métricas para evaluar la economía circular, sus impactos reales y los beneficios que aporta, tanto en términos medioambientales como sociales. Además, integrará un plan de acción para apoyar la definición y aplicación de estrategias de economía circular en todos los ámbitos y por parte de todos los actores.

Con este proyecto, el think tank Circle Economy -organización sin ánimo de lucro, orientada a empoderar a ciudades y organizaciones para crear las condiciones necesarias para implantarla y lograr una transformación sistémica- da un paso más en la definición de un plan de acción que permita avanzar en los objetivos globales de sostenibilidad. Y lo hace ante el retroceso en las métricas de circularidad registradas en los últimos cinco años, una realidad que contrasta con la creciente concienciación e implicación de sector público, privado y ciudadanía.

En concreto, el ‘Circularity Gap Report’ de 2022 refleja una tasa de circularidad del 8,6%, sin variación respecto a hace un año y por debajo del 9,1% registrado en 2018, en la primera edición del estudio. Esto supone que el 91,4% de los recursos que extraemos de la naturaleza se pierde al fin de la vida de los productos y servicios y el ritmo de extracción anual, lejos de mitigarse, sigue acelerándose, para poder responder a la creciente demanda de la sociedad de consumo.

Según los datos manejados por la organización, en las últimas cinco décadas, hemos pasado de un volumen anual de consumo de recursos de 28.000 millones de toneladas a más de 100.000 millones. Si tomamos como referencia los últimos seis años, hemos extraído más de 500.000 millones de toneladas de recursos de la naturaleza.

Un proceso extractivo que impacta, asimismo, en el cambio climático. Los procesos de extracción, transformación, consumo y eliminación de materiales generan más del 70% del total de emisiones de efecto invernadero. En este escenario, si se consiguiese reducir “drásticamente” la explotación de materias primas, se podrían recortar un 39% las emisiones, poniendo al mundo de nuevo en el camino de lograr el objetivo de contener el incremento de temperatura a un máximo de 1,5ºC.

21 estrategias o soluciones prácticas

A pesar de la creciente concienciación e implicación de los diferentes agentes, plasmada en los compromisos internacionales de sostenibilidad, Anders Wijkman, presidente de Climate-KIC, advierte de que el mayor obstáculo sigue siendo el propio sistema: «El informe sobre la brecha de la circularidad muestra que seguimos siendo muy lineales. Y es el sistema el que decide que las cosas funcionan así: mientras las materias primas vírgenes sean más baratas que las recicladas, la economía circular nunca despegará».

“Necesitamos una transformación del estilo de vida. Una transformación circular que debe tener lugar a nivel global», destaca Matthew Fraser, responsable de la Circularity Gap Reporting Initiative.

En este contexto, Circle Economy plantea 21 estrategias o soluciones prácticas para avanzar en los objetivos de circularidad. El informe contempla siete áreas de acción: hogar, alimentación, movilidad, productos de consumo, servicios, sanidad y comunicación. Para cada uno de estos ámbitos, identifica posibles medidas hacia una mayor circularidad y eficiencia, según cuatro principios básicos: utilizar menos recursos, hacer que duren más, regenerar, reciclar.

El estudio apunta a que los dos ámbitos donde existe mayor potencial para reducir las emisiones y consumo de recursos a corto y medio plazo son los hogares y el transporte, sin olvidar la producción de alimentos y la industria, entre otros. Entre las medidas más eficientes apuntadas en estos ámbitos, incluye el impulso de los modelos de movilidad compartida; la prolongación de la vida útil de los vehículos; el uso de materiales de construcción circulares, y el diseño de viviendas más pequeñas y eficientes.

Elisa Tonda, jefa de la Unidad de Consumo y Producción del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), señala como una de las claves para avanzar la mayor coordinación e integración de compromisos y acciones. «En mi ámbito de trabajo, sigo viendo muchos proyectos buenos pero aislados o sectoriales que no se integran en los programas gubernamentales. También hay demasiados compromisos ‘voluntarios’ y muy pocas resoluciones vinculantes La transición circular debe incluirse en los debates sobre el clima, sobre la pérdida de biodiversidad, sobre la contaminación. Tenemos que aprender a verlo como lo que es: un tema intersectorial».

ACCESO AL INFORME ‘CIRCULARITY GAP REPORT 2022’

Últimas noticias

Ecosistema

06/07/2022

La economía circular, el mejor aliado ante los retos más urgentes a...

VER MÁS->
Ecosistema

12/05/2022

Los activos financieros orientados a la economía circular se multip...

VER MÁS->
Al día

07/04/2022

La Comunitat Valenciana, pionera en la regulación e impulso del agr...

VER MÁS->